CAN LA Climate Action Network

Inicio|Comunicaciones|Notas de prensa|COP20: Polí­tica climática...

Notas de prensa

COP20: Polí­tica climática no está a la par del impulso que el mundo demanda

14/12/2014

COP20: Polí­tica climática no está a la par del impulso que el mundo demanda

El resultado de Lima muestra que la mayoría de los gobiernos están fuera de contacto con la realidad del clima.

LIMA, PERÚ –Todas las miradas están puestas en los líderes de los gobiernos que aprobaron el resultado de las negociaciones climáticas de la Organización de Naciones Unidas en Lima alcanzado hoy, el cual no refleja el creciente apoyo público a la transición de combustibles fósiles hacia energías renovables, ni la urgencia por acelerar ese tránsito.

La Decisión de Lima ratifica la importancia de que los gobiernos pongan sobre la mesa sus compromisos climáticos individuales durante la primera mitad del próximo año, los cuales sentarán las bases del acuerdo climático global a firmarse en París en diciembre de 2015. Sin embargo, se eludieron muchos de los grandes temas que han afectado a las negociaciones durante años y éstos pueden convertirse en un dolor de cabeza en el futuro.

Al final, las negociaciones mostraron que los gobiernos no están a la altura que el momento demanda para evitar los riesgos climáticos y comenzar una transición justa hacia un bienestar bajo en carbono.

En tanto que los gobiernos fueron capaces de ocultarse para abordar los grandes temas en Lima, no tendrán ese lujo en París, donde el mundo espera que produzcan un acuerdo útil para combatir la amenaza climática y dejen de mirarse el ombligo.

Por tercer año consecutivo, "las conversaciones tuvieron lugar mientras los impactos climáticos golpean a comunidades de todo el mundo, como el tifón Hagupit en Filipinas, y otros eventos extremos en América Central; esto destaca la necesidad de garantizar que las comunidades puedan adaptarse y la de ofrecer apoyo ante los daños y pérdidas que experimentan cuando ya no pueden adaptarse" explicó Tania Guillén, del Centro Alexander Von Humboldt/SUSWATCH.

Enrique Maurtua Konstantinidis, Asesor de Política Internacional de CAN-Latinoamérica dijo que "los gobiernos fracasaron al no lograr acordar planes específicos para reducir las emisiones antes de 2020, tal acuerdo habría sentado las bases para poner fin a la era de los combustibles fósiles y acelerar el cambio hacia las energías renovables y a una mayor eficiencia energética. La ciencia es clara al afirmar que retrasar la acción hasta el 2020 hará que sea casi imposible evitar los peores impactos del cambio climático, sin embargo, la conveniencia política le gana a la urgencia científica. En lugar de liderazgo, entregaron un plan mediocre con poca relevancia científica."

Marcela Jaramillo, Asesora de Política de E3G dijo, "todavía hay una enorme y creciente brecha entre el enfoque de algunos negociadores del clima y la demanda pública de acción. Este resultado sólo puede ser visto como un llamado a que las personas en todo el mundo actúen. Los gobiernos no van a producir las soluciones que necesitamos a menos que más personas nos levantemos para hacer que nuestra voz se escuche. Debemos seguir construyendo un movimiento cada vez más fuerte para contrarrestar los estrechos intereses que están limitando la acción.”

“Lima no representa el resultado que estábamos esperando como sociedad. La oportunidad de determinar los elementos a integrarse en las contribuciones nacionalmente determinadas (INDC) se desvaneció de las manos de los negociadores”, indicó Sandra Guzmán, Coordinadora del Grupo de Financiamiento Climático de América Latina y el Caribe. “Se esperaba que las INDC incluyeran no sólo elementos de mitigación, sino también de adaptación y medios de implementación, principalmente transferencia de tecnología y financiamiento. Hoy el texto queda general sin una guía clara que no podrá resolverse en tiempo, pues la sesión de Ginebra en febrero será tarde ya que la entrega de las INDC debe hacerse a más tardar en marzo de 2015. Sin INDCs integrales será más difícil trazar un acuerdo ambicioso en París”, agregó.

Por su parte Gerardo Honty, miembro del Consejo Directivo de CAN-Latinoamérica dijo: “obviamente los países ricos siguen sin asumir su responsabilidad histórica y los países que son nuevos ricos siguen utilizando a los pobres como cobertura para no hacerse cargo de su propia responsabilidad actual y futura. Mientras no se entienda que el mundo requiere una nueva manera de entender la economía, que se focalice en el bienestar de las personas y no en el crecimiento económico, será imposible salir de este atolladero.”

En un contraste positivo, los negociadores aquí en Lima estaban en sincronía con el consenso emergente en todo el mundo a favor de eliminar gradualmente los combustibles fósiles, que se demuestra porque tal eliminación gradual se mantiene como una de las opciones que aún permanece en la lista actual de opciones para el acuerdo de París. Los gobiernos tienen que ponerse a trabajar en serio en la próxima sesión de clima de la ONU en febrero, en Ginebra, para pasar esas opciones al castellano normal, y a un texto de negociación legal.

Contactos para la prensa

Jenny Zapata López, Coordinadora Regional de Comunicación, CAN-Latinoamérica. jenny@can-la.org, +52-1 614 427 7692.

Mónica Enríquez, Coordinadora de Comunicaciones, GFLAC. menriquez@gflac.org 

Fotos


COP20: Polí­tica climática no está a la par del impulso que el mundo demanda